Danza del Tao

“LA DANZA DEL TAO es, como la eterna danza de la Vida, un viaje a través de la armonización de los opuestos, del YIN y del YAN. Todas las cosas llevan el “yin” a sus espaldas y el “yan” al frente y alcanzan la Armonía por la unión de estos dos principios que todo lo llenan”. TAO TE KING ( El Libro del Tao). Lao Tse.

imagen danza tao rosalia

La DANZA DEL TAO es un proceso con el que vivenciamos el cuerpo físico y el cuerpo emocional, permitiendo que la mente nos acompañe en silencio nos permita ir más allá de cada uno de nuestros cuerpos, con plena consciencia de nuestros movimientos, en un ambiente respetuoso y compasivo.

Durante los ciclos o fases de la Luna, vamos a ir explorando técnicas potentes, sencillas y eficaces provenientes de la danza meditativa, así como de diferentes tradiciones milenarias. Dichas técnicas nos ayudarán a encontrar ese equilibrio oculto entre tanto desequilibrio interno. Todo se nos va revelando ante nosotros, cuando nos dejamos llevar por el cuerpo.

Nos valemos de ritmos externos para ir hacia adentro, hacia el silencio, permitiendo que el SER, se exprese a través del cuerpo físico. Con movimientos y gestos particulares e íntimos, grandes o pequeños, perceptibles o no perceptibles, evidentes o sutiles, rugientes o suaves; pero siempre atentos, atentos para que la mente nos acompañe, en todo momento, “conectada con el cuerpo ”, es decir, en silencio.

La Luna simboliza la Madre, la Energía Femenina, nuestra “Niña Interior” y nuestra “Madre Interior”, sensible, introspectiva, paciente, receptiva y reflexiva. La Luna es nuestra reacción espontánea e instintiva.

En cada ciclo celebramos la Luna, danzando. En cada Luna, marcando nuestra propia danza, vamos desvelando nuestras propias fases personales: de oscuridad, de siembra, con la luna Nueva; de crecimiento con la luna Creciente, de amor y nutrición con la luna Llena, de introspección e intuición con la luna Menguante.

LUNA DE PRIMAVERA o LUNA NUEVA:

Durante la LUNA NUEVA comenzamos un ciclo, plantamos semillas de lo que queremos “ver crecer” con la Luna, para construir un jardín vibrante y pleno en esta danza eterna que comienza desde el ritmo sutil y silencioso de la semilla, y continua nutriéndose con el ritmo vibrante de la música,  del movimiento y los elementos de la naturaleza: la tierra, el agua, el viento, la luz…observándonos en nuestro encuentro silencioso con el otro, desde el silencio de la mirada

Al ritmo de los sonidos ancestrales, vamos recuperando la plena consciencia del significado de nuestra propia naturaleza, de la fuerza de la vida en equilibrio, y nos vamos sintiendo “dueños y soberanos de nuestro potencial “, vamos descubriendo nuestra DIOSA, en cada hombre y en cada mujer que se hace consciente de su femenino sagrado.

La Luna Nueva es el tiempo ideal para la introspección, es el tiempo en el que la Energía Creativa de la Tierra permanece latente.

En Luna Nueva estamos en condiciones de aquietarnos, de aquietar la mente y de auto observarnos. Sólo así podemos escuchar nuestra  Sabiduría Interior.
 LUNA DE VERANO O LUNA AZUL:

Este mes de julio, el día 31, se repite un fenómeno raro: lo que se llama la LUNA AZUL. Se produce cuando la Luna, dentro de su ciclo de 28 días, aparece dos veces dentro del mismo mes del calendario, debido a la duración de 31 días de dicho mes. Este es un fenómeno fuera de lo común que ocurre sólo una vez cada dos años, y este año 2015, se produce durante este mes de Julio.
Dado que un ciclo lunar completo es un poco más de 28 días de duración y debido a que hay ciertas variaciones en nuestro calendario, algunas veces se da que durante un mismo año, se pueden llegar a tener 13 lunas llenas en vez de 12.

Cuando se produce en un mismo mes la denominada Luna Azul, hay que entender que este es un momento energético especial para adquirir mayor conciencia espiritual, para expresarnos totalmente a través de la comunicación y la claridad de expresión. La energía de la Luna Azul se presta muy bien para el establecimiento de objetivos e intenciones.