Eutonía

EUTONIA: “Conseguir el tono justo en cada posición, en cada movimiento.”

Un poco de su historia: La Eutonía fue creada por Gerda Alexander, y aunque nació en 1908 en Alemania, desarrolló toda su obra en Dinamarca, país donde murió en 1994.gerda_alexander

A los 16 años contrajo fiebre reumática y endocarditis, y los médicos le prohibieron realizar todo tipo de movimiento. Como siempre estuvo interesada en una educación para el movimiento que no esté basada en la imitación, su inactividad le sirvió para aprender a moverse utilizando un mínimo de energía y a descansar antes de estar fatigada.

La eutonía busca conocer qué mecanismos causan el tono muscular, y cómo influir sobre ellos a través de estímulos que lo hagan adecuado a la vida cotidiana.
Los gestos, actitudeutonía2es, respiración, la voz y, en general la expresión de nuestro cuerpo, se ven influidos por el tono muscular y lo manifiestan.
Del mismo modo las emociones y la imaginación influyen sobre la musculatura.

En la vida cotidiana, los cambios de tono se producen de manera involuntaria. Puede elevarse por un movimiento, por sentimientos de alegría, o bajar por sentimientos de tristeza o por sueño. William Reich (1897-1957) decía que “las experiencias emocionales traumáticas cortan la fluidez constituyendo bloqueos eutonia 1musculares” (corazas de carácter) y que “existe de una memoria muscular (coraza del cuerpo)”.

El trabajo en eutonía invita a observar estos cambios de tono, y uno de los objetivos de la eutonía es que el alumno aprenda a regular su tono muscular, así podrá actuar con el tono y la energía necesarios para cada situación de su vida.

La Eutonía requiere darse tiempo para escucharse y descubrirse. Escuchar lo que está presente en nuestro cuerpo, lugar de nuestra vida.

Entre otros beneficios, la práctica rutinaria de la eutonía, ayuda:
-Normalización del tono muscular (capacidad de reacción del músculo), así como eliminar dolores en distintas partes del cuerpo debido a exceso de tensión.
-Desarrollo de la alineación postural y toma de conciencia de la misma.
-Equilibrio del tono del Sistema Neurovegetativo.
-Aprendizaje del uso correcto y adecuado del cuerpo para cada actividad de la vida cotidiana (caminar, correr, estar sentado, descansar, etc.).
-Aprender una actitud hacia la prevención del estrés.
-Saber cómo cuidarse y cuidar en las distintas etapas de la vida.